Desde que en 1974 se descubriera el agujero en la capa de ozono, ha ido aumentando y disminuyendo por varios motivos. Las propias condiciones climáticas lo hacen expandirse y contraerse entre el tamaño aproximado de Europa y la Antártida.

La buena noticias es que, según las investigaciones de la NASA, la regulación en la emisión de CFC’s está haciendo que el diámetro medio se esté reduciendo año tras año.