Coeficiente de triangulación, distribución de centralidad… son conceptos que se incorporarán a las narraciones de partidos de fútbol, cuando lleguen a los despachos de los entrenadores las aplicaciones prácticas de una investigación de la Universidad Politécnica de Madrid que explica cómo utilizar metodologías de las redes complejas para analizar el juego de los equipos.

Los jugadores pasarán a ser ‘nodos’ en la denominación científica del juego, y los pases, ‘enlaces’. Y con la información obtenida se construye un modelo estadístico que permitirá identificar los perfiles de futbolistas disponibles en el mercado que mejor complementen a cada equipo.