La elasticidad de los cuerpos es una condición fundamental para que puedan realizar determinadas funciones y ocupar determinados espacios. Pero no estamos hablando del cuerpo humano, aunque sí. También.

Existe una relación entre el tamaño y la elasticidad de diferentes nanopartículas sintéticas blandas, que hace que nanopartículas grandes puedan atravesar poros al menos diez veces menores que su tamaño, y otras más pequeñas no sean capaces de hacerlo.

Haberlo descubierto y formulado como ley puede dar lugar a diferentes aplicaciones para la caracterización de nanopartículas. Una posible aplicación podría ser la dosificación de medicamentos.