Durante siglos, los soldados han sido entrenados para ir a la guerra, pero no para volver de ella. El regreso a la situación de paz ha generado a muchos militares numerosos problemas de integración que se han saldado con depresiones, adicciones, conductas violentas o incluso con su propia muerte.