Pasamos más de treinta años de nuestra vida durmiendo. Pero no es un desperdicio de tiempo. Si no dormimos, si no descansamos, perdemos vida, se acorta, y perdemos también calidad de vida.