Investigadores del departamento de bioingeniería de la Universidad de Stanford han desarrollado un microscopio que revolucionará la salud en los países pobres. Es de papel, cuesta menos de un dólar, se pliega como un origami y permite adaptar una lente al teléfono móvil, para fotografíar la muestra.

foldscope.com