Existe una fórmula matemática para calcular el tiempo que tardaría en develarse una conspiración, basada en el número de personas que conocen el secreto a desvelar.