Los espárragos tienen sexo. Como todos los seres vivos. Y desde el punto de vista del cultivo es importante conocerlo, porque los machos son más rentables, así que durante decenios se han venido buscando técnicas para lograr que todas las plantas de una explotación sean machos.

Hay un único cromosoma encargado de determinar si el espárrago tiene un sexo u otro, y ese cromosoma ya está identificado.