Ya es posible proteger con un dispositivo que lee la huella dactilar objetos cotidianos como agendas con información sensible, bolsos y monederos o cualquier otro sin necesidad de que cuente con una conexión de datos o con energía eléctrica.

El nuevo método y su aplicación posibilitan no sólo la identificación de un individuo en multitud de artículos, sino también la generación de claves asociadas a su persona para realizar transacciones electrónicas seguras.