Tomar café disminuye el riesgo de muerte prematura por cualquier enfermedad, hasta en un 18% en el caso de los hombres, y un 8% en el de las mujeres, y además, las propiedades beneficiosas no están relacionadas esencialmente con la cafeína, por lo que siguen existiendo en el caso del descafeinado.

Los beneficios del café son incluso mayores en personas mayores de 55 años, y también se define una cantidad recomendable de tazas de café al día: entre dos y cuatro, aunque se ha observado, del mismo modo, que también se mantienen con una ingesta de hasta seis tazas.

La clave está en los elementos presentes en el café, y muy especialmente, en los polifenoles.