Los atascos de tráfico, además de suponer muchos dolores de cabeza para los conductores, tienen un importante impacto social, económico y medioambiental. Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid ha desarrollado un algoritmo de toma de decisión que puede aplicarse a sistemas inteligentes de transporte para reducir las retenciones en las carreteras.