En el diseño de los menús en restaurantes de alta cocina no solo sirven la creatividad e intuición de los chefs más aclamados. El proyecto internacional The Meal Experience demuestra que, además de tener un diseño atractivo, la personalidad de los comensales y si estos acuden acompañados a la experiencia gastronómica es crucial en la valoración de los platos y en el recuerdo posterior. Hasta el punto de que si un comensal es más complaciente, simpático, agradable o come en compañía tenderá a guardar mejor recuerdo de la experiencia gastronómica.