El gasto energético no solo depende de la dieta, del ejercicio y del número de horas que dormimos, sino también de nuestro reloj biológico.

La tasa metabólica en reposo, que constituye ente el 60% y el 70% del gasto energético diario en la mayoría de los adultos sedentarios, varía en función del ritmo circadiano.

De esta forma, en reposo, nuestro cuerpo quema hasta un 10% más de calorías al final de la tarde que a primera hora de la mañana cuando la tasa metabólica es menor.


Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/31/d637985551/htdocs/clickandbuilds/QwertyRadio/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 997