La minería espacial ya es realidad, desde que en diciembre de 2014, la agencia japonesa de exploración aeroespacial puso en el espacio la sonda Hayabusa 2, que se encontrará con el asteroide Ruygu y que volverá a la tierra en 2020 con muestras tomadas en su superficie.

Ya existen además numerosas sociedades constituidas para explotar el negocio de la minería de asteroides.