La proliferación de las redes sociales, y especialmente de Facebook, ha reducido la teoría de los «seis grados de separación» a solo 3’5, según un estudio virtual que se realiza periódicamente, y que analiza el uso de la red.