Un consumo muy elevado de ácidos grasos omega 3 está asociado a niveles más bajos de triglicéridos en sangre, pero como contrapartida, produce un incremento del llamado «colesterol malo».

Ahora también sabemos que comer pescado reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.