Un equipo de investigadores en neurociencia asegura haber encontrado la ecuación que define aquello con lo que debe contar una canción para convertirse en un ‘one hit wonder’: la piedra filosofal con la que sueñan los ejecutivos de todos los sellos discográficos. Aunque encontrarla supondría que todas las semanas aparecerían decenas de canciones pegadizas, melodías que saltarían de una mente a otra simplemente con que se hubiera escuchado tararearlas en una ocasión.