Imagen: A.A. Carazo

En 1823 el poeta inglés William Wordsworth describía por primera vez en un poema la práctica de alinear las naves centrales de iglesias construidas en Europa con el punto por el que nacía el sol en el día de la advocación a la que estaban dedicadas. Desde entonces, la comunidad científica se lanzó a encontrar la demostración empírica, con datos, de aquello que el poeta esbozaba en unos versos.

Un trabajo desarrollado en la Universidad de Sevilla aporta ahora esos datos, con la publicación de un estudio en el que se han medido los azimuts de muchos templos del sur de España.