La pisada de un niño se relaciona con su mordida, hasta el punto de que la mitad de los que manifiestan protrusión de mandíbula, es decir, el maxilar inferior hacia delante– presentan un tipo de pisada pronada, que es cuando el pie rota hacia dentro para distribuir el impacto al entrar en contacto con el suelo.

El resultado más impactante de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Málaga es el que dice que que el 100% de los niños que tienen un tipo de pie pronado tiene también protrusión de mandíbula.


Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/31/d637985551/htdocs/clickandbuilds/QwertyRadio/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 997