Muy pronto, vigilar la exposición a los rayos ultravioleta a lo largo del día se podrá hacer de forma muy sencilla mediante pulseras que incorporan sensores impresos con una tinta invisible de polioxometalato que se colorea cuando incide este tipo de radiación.

El modelo desarrollado por investigadores del RMIT de Melbourne y la Universidad de Granada en concreto tiene un diseño con cuatro emoticonos… de muy triste a muy alegre, que indican los límites de exposición solar UV considerados seguros para un individuo en particular.