El estrés y la alteración del sueño que produce la contaminación acústica del tráfico en las grandes ciudades puede inducir a la obesidad.

Los estudios ya establecen incluso una relación entre el número de decibelios y la probabilidad de llegar a ser una persona obesa.