Completar un maratón requiere aproximadamente 30.000 zancadas, y en cada una, las piernas llegan a absorber hasta el triple del peso corporal.

Las contracciones de la musculatura de las piernas producen un deterioro progresivo en las fibras musculares como y sin embargo, hay deportistas que completan el maratón con muy bajos niveles de deterioro muscular, gracias a unas condiciones marcadas desde el nacimiento.