Tras ocho meses de hibernación en madrigueras subterráneas, las culebras rayadas de Norteamérica emergen en masa en primavera formando grandes aglomeraciones para reproducirse durante dos o cuatro semanas. La competencia es tan intensa que durante esas semanas los machos no comen, aprovechan todo su tiempo para procrear y llegan a morir por ello.