Los humanos vemos una parte muy pequeña de lo que realmente existe. Hay ondas de radio, microondas. rayos X y rayos gamma que atraviesan nuestros cuerpos sin que seamos conscientes de ello, porque no tenemos los receptores biológicos adecuados para detectarlos.

Las tecnologías de sustitución temporal trabajan para que la anatomía humana sea cada vez más consciente de su verdadero entorno físico.