El corazón se puede romper literalmente, por una ruptura metafórica del corazón. Por el estrés que produce la pérdida de un ser querido. Por la tristeza que llega, de golpe. A la cardiopatía que puede llegar a producir la muerte, si no se atiende rápidamente, se la conoce como el síndrome del corazón roto, o cardiomiopatía de takotsubo.