Cada año, entre un 5 y un 20% de la población mundial se contagia del virus de la gripe. Se calcula que la gripe llega a causar entre 300.000 y 500.000 muertes al año en el mundo.

Un nuevo estudio epidemiológico muestra que, si bien hay temporadas en que la vacunación antigripal es ineficaz, sí que podría rebajar la sintomatología de la enfermedad.

Los investigadores señalan que una posible explicación de los resultados que las personas previamente infectadas por el virus o que recibieron vacunas antigripales podrían obtener beneficios, al menos en parte, a través de un efecto memoria de las distintas células del sistema inmunitario.