El hecho de que más de la tercera parte de la población adulta del mundo desarrollado haya dejado de utilizar la caligrafía es alarmante en la medida en la que la pérdida de esta habilidad compromete no solo la coordinación y las habilidades motoras de las manos, sino también la actividad cerebral. Es uno de los efectos de la llamada “demencia digital”.