Un equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz lleva varios años estudiando un sistema por el que el proceso de envejecimiento del whisky o del brandy se reduce a una semana, adquiriendo sin embargo los mismos aromas y tonalidades que los que maduran en barricas durante lustros.