Un estudio de la Universidad de Sevilla ha demostrado que los tratamientos térmicos a los que la industria cítrica somete a las frutas pueden ser muy beneficiosos para su absorción por parte del cuerpo humano. De hecho, una de las conclusiones de este estudio dice que un zumo ultracongelado y posteriormente descongelado a temperatura ambiente o en el microondas es mejor fuente de carotenoides.

La asimilación de carotenoides cuenta también con efectos estéticos en el organismo. La clave es un concepto fundamental que se maneja en la ciencia de los alimentos como es la bioaccesibilidad
.